¿Puede negarse a ir a trabajar en tiempo de Coronavirus?

En toda relación laboral hay un deber mínimo exigible al trabajar que es prestar servicios y ponerse a disposición del empleador. Es por ello, que el deber de ejecutar el trabajo comprometido se incumple cuando el subordinado:

  1. abandona su puesto de trabajo.
  2. se niega a ejecutar las labores convenidas, sin justa causa.

Pero, ¿Qué sucede cuando hay un peligro grave e inminente?

En este caso no hay una negativa injustificada, ni una actitud intencionada, consciente y deliberada para NO cumplir o no hacer aquellos que ordena el iter contractual.

Una situación de riesgo, grave o inminente, obliga a una actuación inmediata para reducir o eliminar el riesgo, o caso de no ser posible, detener la actividad que pueda verse afectada.

El Art. 75 de la LCT, establece:

«El empleador debe hacer observar las pautas y limitaciones a la duración del trabajo establecidas en la ley y demás normas reglamentarias y adaptar las medidas que según el tipo de trabajo, la experiencia y la técnica sean necesarias para tutelar la integridad psicofísica y la dignidad de los trabajadores, debiendo evitar los efectos perniciosos de las tareas penosas, riesgosas o determinantes de vejez o agotamiento prematuro, así como también los derivados de ambientes insalubres o ruidosos.

Esta obligado a observar las disposiciones legales y reglamentarias pertinentes sobre higiene y seguridad en el trabajo. El trabajador podrá rehusar la prestación de trabajo, sin que ello ocasione pérdida o disminución de la remuneración, si el mismo le fuera exigido en transgresión a tales condiciones, siempre que exista peligro inminente de daño o se hubiera configurado el incumplimiento de la obligación, mediante constitución en mora, o si habiendo el organismo competente declarado la insalubridad del lugar, el empleador no realizara los trabajos o proporcionara los elementos que dicha autoridad establezca.

¿Qué se entiende por peligro inminente de daño?

Que sea un daño que haya certeza que se pueda producir, que sea de gravedad, y que haya inmediatez en la situación de riesgo.

Por lo dicho a la pregunta de nuestro título la respuesta es: Si, puede negarse si no se reúnen las condiciones de seguridad e higiene en el trabajo. Aquí le dejamos un link con el modelo protocolo, a modo de ejemplo, establecido por el Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires:

Protocolo de Higiene y Salud en el Trabajo en el marco de la EMERGENCIA PANDEMIA COVID-19

Resumiendo: ¿Cuáles son las medidas que debe tomar el empleador y el trabajador?

1) Recomendaciones generales.

Es imprescindible reforzar las medidas de higiene personal en todos los ámbitos de trabajo y frente a cualquier escenario de exposición, se recomienda:

  • La higiene de manos de manera frecuente es la medida principal de prevención y control de la infección, principalmente:
  • Antes y después de manipular basura, desperdicios, alimentos, de comer y/o amamantar.
  • Luego de tocar superficies públicas (mostradores, pasamanos, picaportes, barandas, etc.), manipular dinero, tarjetas de crédito / débito, llaves, animales, etc.
  • Después de utilizar instalaciones sanitarias y de estar en contacto con otras personas.
  • Mantener una distancia mínima de 1 (un) metro entre usted y cualquier persona.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca.
  • Se debe usar protección ocular cuando haya riesgo de contaminación de los ojos a partir de salpicaduras o gotas (por ejemplo: sangre, fluídos del cuerpo, secreciones y excreciones).
  • Evitar compartir elementos de uso personal (vasos, cubiertos, mate, elementos de higiene, etc.).
  • Limpiar todas las superficies de trabajo y pisos con agua y jabón, solución con lavandina al 10% o alcohol al 70%.

2) Aislamiento, evitar exposición, disminución de las dotaciones:

  • Siempre que sea posible se aislará al trabajador, a fin de evitar que entre en contacto con personas infectadas o con sospecha de estarlo. En caso de ser necesario se colocarán mamparas, pantallas o cortinas adecuadas para separar a los trabajadores entre sí y del público en general.
  • Se deberá realizar el trabajo reduciendo la dotación al mínimo posible, sin que aumente la situación de riesgo del trabajador.
  • Se deberá proveer al trabajador de todos los elementos de higiene y seguridad que sean necesarios y adecuados para el desarrollo de la tarea, luego de haber implementado todos los controles posibles para intentar evitar el ingreso a un área con posibilidad de contaminación.

3) Higiene y desinfección sobre el ambiente de trabajo y los trabajadores:

  • En caso de ser posible, se mantendrá el ambiente laboral bien ventilado.
  • Deberán contar con reposición de Elementos de Protección Personal (E.P.P.) y kit de desinfección e higienización.
  • Se deberán desinfectar las herramientas y equipos de trabajo.
  • Se deberá realizar la limpieza del sector antes y después de realizar el trabajo.
  • El personal de limpieza deberá contar con todos los elementos de seguridad necesarios para controlar y minimizar la exposición.
  • Antes de un relevo en la operación de la maquinaria, limpiar y desinfectar adecuadamente el puesto de trabajo (controles, teclado, mouse, pantallas, herramientas, pisos, pasamanos, picaportes, etc.).
  • Las unidades de viviendas de los trabajadores deberán considerarse como ambientes laborales debiendo aplicar el mismo criterio preventivo que en ambientes laborales.
  • Garantizar la provisión de agua potable en cantidades suficientes para garantizar la higiene y desinfección tanto del trabajador como del ambiente de trabajo.

4) Elementos de protección personal (E.P.P.)

Los E.P.P. serán seleccionados de acuerdo a la actividad y tarea a desarrollar por el trabajador, y deberá tener en cuenta que:

  • SON INDIVIDUALES, por lo que no se deben compartir.
  • Los E.P.P. contra el coronavirus deben ser preferentemente descartables y no deben interferir con los E.P.P necesarios para desarrollar la tarea en forma segura.
  • Se deberá realizar la higiene y desinfección de los guantes descartables en forma frecuente para evitar la transmisión del virus, sobre todo cuando hay interacción con clientes o intercambio de objetos (manejo de efectivo, tarjetas, de crédito/débito, entrega de mercadería, etc.).
  • Además de la provisión de ropa y E.P.P. el trabajador deberá estar capacitado específicamente sobre el uso, estado, conservación, retiro y descarte de los mismos.

Independientemente de estas medidas, si usted tiene posibilidad de hacer teletrabajo desde su casa, puede enfatizar en cumplir con su trabajo desde su hogar. Hay que dejar en claro, que trabajar desde la casa no es una autocomplacencia sino una medida de salud pública.

El SARS-COV-2 es un nuevo tipo de coronavirus, que puede afectar a las personas. El coronavirus es un virus desconocido anteriormente en la patología humana. Las medidas de aislamiento y cuarentena, constituyen hoy la primer barrera de protección.

Actualmente no tiene tratamiento, y no se previene por vacunas. La única alternativa de combate que tienen los estados hoy por hoy es la detección precoz, el seguimiento y la cuarentena.

No se trata solo de no tener miedo a enfermarse, sino de ser un vector de la enfermedad.

Por lo tanto, resumiendo, si usted tiene razones y justificaciones para probar que en su trabajo no se dan las condiciones mínimas sanitarias, está en su derecho de no asistir, comunicándoselo de forma fehaciente a su empleador.

También para su conocimiento, las ART están obligadas a dar cobertura a los trabajadores que contraigan el COVID-19 en aquellos casos que las personas se encuentren desempeñando actividades y servicios declarados como esenciales en el marco excepcional de la emergencia sanitaria.

Para más información, si usted tiene alguna duda, déjennos un mensaje y a la brevedad nos contactaremos.